Usar el “Tercer Espacio” Para Emprender

EmprenderEmprender es una de las respuestas que el mundo necesita para ser mejor, implica comprender el contexto con el fin de innovar en la creación de nuevos servicios o productos que solucionen problemas sociales. No es una actividad fácil; hay que tener conocimientos, habilidades, talento y disposición para no caer en el primer intento fallido y perseverar hasta conseguir los objetivos inicialmente planteados, pese a todas las dificultades tiene sus recompensas y con dedicación cualquier persona puede lograrlo.

“Ser emprendedor implica ser creativo”.

La creatividad es la sustancia de la innovación, a su vez necesaria para emprender, y hay que decir que la creatividad aveces puede ser complicada, pero hay métodos que la estimulan sustancialmente, por ejemplo, el comenzar ha ver la vida menos vertical y más horizontal, pensando en cada uno de los elementos que estamos viendo y en su conjunto; tocando, escuchando y racionalizando sobre que es lo que se puede mejorar.

No siempre se puede ser creativo, en algunas ocasiones sucede lo que se denomina “mente cerrada”, donde la imaginación se presenta distante y las ideas simplemente no emergen del pensamiento. Es normal que suceda, pero para evitarlo se puede utiliza lo que se ha denominado “Tercer Espacio”, que es el “lugar” que esta entre la escuela o el trabajo y el hogar, cuya particularidad es hacer sentir bien a una persona.

Cualquier lugar puede ser un tercer espacio; cafeterías, parques, plazas comerciales, bibliotecas, heladerías, es decir, cualquier sitio donde una persona se sienta creativa, donde puede encontrar todo lo que necesita para incentivar la imaginación y donde se sienta conforme. Starbucks es el más claro ejemplo de un negocio basado en un tercer espacio, ya que no sólo vende café sino un lugar que incluye mesas, internet gratuito, sillones, música de fondo, baristas agradables y todo un ambiente creativo (no por tomarlo de ejemplo signifique que deba ser tú tercerespacio).

Para utilizar el tercer espacio como medio de emprendimiento es necesario encontrar el adecuado, que como ya habíamos mencionado en el párrafo anterior, es todo aquel lugar donde estemos conformes con el entorno. Cuando así suceda y hayamos designados los lugares que cumplen con aquellas características; entonces, deberemos determinar un tiempo congruente para estar en estos lugares y las actividades que realicemos, es decir, no todo se trata de trabajar en emprender, sino en dejar que las ideas surjan por sí solas al analizar el ambiente.

Para que ello funcione es necesario dejar siempre la imaginación volar y tener a la mano una libreta de bolsillo y una pluma, inmediatamente que una idea surja la debemos de apuntar, y entonces, posteriormente podremos designar un plan de acción para llevar a cabo las ideas de emprendimiento, cuando ya tengamos la idea, entonces podremos trabajar en el tercer espacio sobre la configuración que la convierta en empresa / negocio, olvidando toda afección que podamos tener fuera del tercer espacio.

Los “Espacios de Coworking”, son también ejemplos de tercer espacio que han tenido gran éxito en el ambiente emprendedor, estos consisten de lugares; principalmente oficinas compartidas con terraza, salas de junta, sillones, escritorios e internet. Es una especie de club de emprendedores y freelancers donde se comparten los medios y a su vez se puede realizar networking con otras personas que ofrecen servicios determinados que puedan servir.

Un Tercer Espacio tiene excelentes resultados para emprender, basta con probar cuales son los resultados de generar ideas en aquellos lugares donde la imaginación deja los problemas de la casa, el trabajo y el estudio, según sea el caso, y comienza a pensar en soluciones para todo lo que nos rodea.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *